TODO ME LLEVA A TI

todome

1b18456b1f654e0a9767b8f565c39ba6

qq

Con el tiempo aprendí que al corazón no se le puede engañar, tampoco conferir a nuestra necesidad porque carece de un interruptor el cual te permita mangonearlo a tu gusto. Sin embargo, podemos acatarnos al poco mando que tenemos y escoger voluntariamente si a nuestro corazón le gusta el masoquismo o es capaz de tomar lo bueno para abandonar lo malo, si puede también darse cuenta de sus errores ante de juzgar los de alguien más, y sobre todo, redimirse para abrirse a la esperanza. Y justamente actúo acorde a ello. Por ese sencillo e instantáneo pensamiento, me encuentro escavando en las heridas del pasado, encuentro la raíz que ha construido nuestra historia para poder sembrarla en otro lugar que diese otro fruto, partiendo de cero. Sus ojos encuentran los míos, me miran expectantes, sorpresivos, y noto cuan profundo puedo ver a través de ellos.

En cinco años nunca me lo ha permitido, siempre desviaba la mirada para enfocarla en otro punto evitando hacerme participe de ella, esta vez… todo toma un nuevo rumbo. Me imploran amor, deseo y perdón. Con miramientos, Brent hace trasladarme al interior de su mente, logrando así tener por primera vez un pequeño atisbo de esperanza para el ahora, nuestro ahora –corrijo. Necesito ser consciente sobre la decisión que he tomado, si es la correcta para el beneficio de los dos, pero sé de cualquier manera, que mi beneficio siempre se verá reflejado en elegirlo porque incluso antes de tomar camino hacia acá, a mi corazón no le ha hecho falta debatir su escogencia conmigo, se ha aliado con mis piernas para hacerme pegar una corrida de casa hasta dejar a William atrás e ir a por él.

Su ropa pringada de aerosol y su cabello desaliñado le dan un toque que le pertenece solo a él. Denoto sus bolsas bajo los ojos, las pupilas grisáceas dilatadas y un par de vasos rotos en su esclerótica. Seguramente no ha salido de casa desde el entierro, vaya mierda. Puedo percibir desde aquí la nostalgia que lo invade, incluso el clima se torna oscuro, a punta de soltar un rocío de agua hasta recubrirnos. Ni siquiera sé si debería abrir la boca para decirle que lloverá, o que lamento su perdida, o que lamento nuestra perdida. Así pues, decido mantener el pico cerrado y en silencio le digo todo lo que mis palabras no pueden sustituir. Mis emociones son fuertes, joder, me golpean las entrañas y hay un escozor que se cuelan para hacerme llorar. Pero Brent es quien está frágil, roto, lo cual me deja a mí en toma de ser la enredadera que evita hacerlo caer al vacío.

Y así, con mi más sincera expresión de acogida, le trasmito que puede permitirse decaer porque aquí estaré para sostenerlo. Brent lo hace, una lágrima se le escurre por la mejilla, sus brazos vuelan entorno a mí para envolverme por los hombros, y su cuerpo alto se encorva logrando así ahuecar la cabeza entre mi cuello. Un sollozo se le escapa por la garganta; leve, apenas audible. Su pecho se contrae con pequeños espasmos mientras yo le froto la espalda, atrayéndolo más. Siento la necesidad de decirle que le amo, que así como alguna vez fue él quien me brindó su hombro para llorar, el mío estará disponible siempre que así lo quiera.

Me es imposible no poder impedir que una fina lágrima se me derrame sin censura. El alma cae a mis pies y ahora sé, que mi corazón lo elige para amarlo, porque amar no es sólo sentir como el hormigueo se desplaza por todo el cuerpo, amar también es sacrificio, perdonar y percibir que su dolor también es mío. Brent y yo estamos atados de por vida, aunque siempre tratemos de cortar nuestra unión, algo lo soldará de nuevo.

Todos hemos perdido a alguien, hace un año nos perdimos a nosotros mismos, la misma cantidad de tiempo que me he perdido, y hoy él pierde a su mejor amigo, pero hoy también sé que esa pérdida no siempre irá sola, también la acompaña una recompensa, y esa será volver a unirnos.

-Está bien Brent, aquí estaré contigo.

Lo sabe. No sé si todo este tiempo lejos del uno al otro le ha dado tiempo para reconocer los daños que nos causamos, en todo caso cuando eleva la vista, estoy consciente de que también sabia cuan imposible será alejarnos del uno al otro. Sé que ahora no podrá sonreír, así que decido sonreír por los dos. Brent atrapa mi rostro entre sus firmes manos, palpa nuestras frentes y une nuestro reencuentro en un detonante beso.

Por fin me vuelvo a encontrar.

coro

¡Mi primer escrito en el blog! no estuve pensando en subirlo, o en crearlo en realidad. Pero debo aclarar que se me iluminó este pequeño relato para un mini concurso en una página de coHo en la aplicación Amino, modifiqué los primeros renglones del parrafo inicial, ya que se suponía que ese debía de ser alguna frase de Colleen, pero no iba a subirlo aquí, soo… lo omití y cree mi propia partida, o sea, es totalmente original y totalmente mío.

Díganme si les gusta 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s